Existen parejas cuya relación ha llegado a tal grado de deterioro que ya no se sienten por el otro ningún respeto, ninguna admiración y, por supuesto, ningún cariño. Lo único que desean es separarse. Hay otros casos en los que manteniéndose o no los sentimientos de afecto, uno de los dos se ha enamorado de otra persona con quien desea iniciar una nueva vida.

Cuando un miembro de la pareja desea separarse y lo ha decidido seriamente, no quedan muchas alternativas. La unanimidad de los dos puede prolongar la convivencia, pero sólo es necesario la renuncia de uno para que la separación se lleve a cabo. Si uno de los dos ve otra salida que separarse, la ruptura es obligada.

Sin embargo, tanto en un caso como en el otro, la consulta al especialista puede resultar útil. Especialmente si se desea que el miembro que desea proseguir la relación comprenda los motivos del otro para romperla. Asimile la nueva situación, evítese rencores y malestares innecesarios y facilite la posibilidad de una nueva vida de forma constructiva y con proyectos positivos.

Cuando uno de los dos está muy seguro, raramente cambia de opinión, por lo que no es aconsejable plantearse la terapia como una forma de hacerle cambiar de parecer. Si esa decisión no ha sido suficientemente meditada o existen dudas razonables – como suele ser frecuente- y ambos están interesados en mejorar la situación, las estrategias conyugales pueden resultarles útiles. El terapeuta conyugal está habituado a este tipo de problemas y podrá ayudarles a decidir de forma objetiva y equilibrada para ambos.

Es frecuente, sin embargo, que la pareja decida ponerse en manos de un terapeuta con el argumento de que “hay que probarlo todo antes de separarse”, pero sin convicción alguna, como alivio de conciencia.

En esos casos posiblemente sería más realista y práctico pedir ayuda para separarse sin hacerse daño, cuidándose mutuamente. Estamos tan acostumbrados a las películas, que parece de tontos separarse como amigos. Al contrario: intenten una separación de mutuo acuerdo.

Si usted es el que desea la separación pero teme la reacción de su cónyuge, no sabe como decírselo y no quiere hacerle daño, pida ayuda. Aconsejarle en ese paso es uno de los menesteres un terapeuta de pareja.

Terapeuta de Parejas

Centro de Orientación y Mediación Familiar COORDENADAS.

951104757

terapia de pareja malaga

Cuando la separación es la única salida
¿Quieres compartir este Post?Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *