Todos necesitamos que nos toquen

Todos necesitamos que nos toquen

Desde la década de 1950, hemos sabido, científicamente hablando, que todo niño necesita que lo toquen, lo carguen y lo arrullen. Harry Harlow (1958) y otros, como James Prescott (1975), hicieron famosos estudios sobre los monos Rhesus, y descubrieron que